Etiquetas

#NoMeDigasGuapa (1) abuso policíaco (1) aclaración (1) acoso (1) AGN (1) ALDF (1) Alejandro Encinas Rodríguez (1) Alexandra Wallace (1) Alfredo Herrera Patiño (2) Alonso Lujambio (1) Angélica de la Peña (1) Animal Político (1) animalismo (2) anónimos (1) Argentina (2) Arthur Lee (1) asiáticos (2) Babelia (1) Bernardo Bertolucci (1) Blackface (1) Brozo (1) Cabecita negra racista y cobarde (3) Callo de Hacha (1) Canal del Congreso (1) Carlos Loret de Mola (1) CDHDF (6) censura (3) Chile (2) Christopher Domínguez (1) Christopher Tuckwood (1) Ciberacoso (1) CIDE (1) CIDH (2) CinePremiere (1) Cisen (3) CNDH (1) Comisión Bicamaral Canal del Congreso (1) Conapred (5) conflicto de interés (2) Consuelo Sáizar (1) Conte Biancamano (1) coreanos (2) Corina Courtis (1) corrupción en México (1) Daniel Bisogno (1) Daniel Moreno Chávez (1) Datos Personales (1) Defensor del Lector (1) Defensora del Lector (1) denuncia (1) Derechos Humanos (1) deshonestidad escritural (1) deshonestidad periodística (1) Dietrich Fischer-Dieskau (1) Digna Ochoa (1) Discriminación (1) Eduardo Bohórquez (1) Eduardo Medina Mora (1) Efectos secundarios (1) El huésped (1) El Mundo de Alycia (1) EL PAÍS (1) El Sol de Iquique (2) El Último Tango en París (1) El Universal (1) El vano ayer (1) Elena Garro (5) Elena Poniatowska (1) Elisabeth Schwarzkopf (1) Emiliano Zapata (1) Emilio Álvarez Icaza (3) Emmanuel Carballo (1) Enrique Peña Nieto (2) Epigmenio Ibarra (1) Es la Hora de Opinar (4) escritoras (1) espía (1) estereotipo racista asiaticos (1) Etcétera (1) Excélsior (3) Fabio Hua Fang (1) Feminismo (1) FEMOSPP (2) Fernando del Paso (1) Fernando Iwasaki (4) Final de Partida (programa TV) (1) Fondo de Cultura Económica (2) Forever Changes (1) ForoTV (2) fraude periodístico (2) Gabriel Zaid (2) Gonzalo Celorio (1) Google México (1) Guadalupe Nettel (1) Héctor de Mauleón (1) Helena Paz Garro (1) Hilda Téllez Lino (3) hipocresía (1) Humberto Musacchio (1) IFAI (4) Ingmar Bergman (1) intelectuales (2) intelectuales mexicanos (1) Isaac Echinedu (1) Isaac Rosa (2) Jacqueline Peschard Mariscal (2) James Cavallaro (1) Jan Martínez Ahrens (1) Javier Esteinou Madrid (1) Javier García-Galiano (1) Javier Tello (2) Jesús Rodríguez Zepeda (1) Joaquín Díez Canedo (1) John Lennon (1) José Antonio Aguilar Rivera (1) José Carreño Carlón (2) José Luis Luege Tamargo (2) José Luis Martínez S. (4) Jota (José) Linderos (1) Jota Linderos (1) Julio Cortázar (1) Julio Patán (1) La Razón (1) Laberinto (5) Laura H S (1) Leo Zuckermann (3) Letras Libres (1) Ley3de3 (1) leyenda urbana (1) lied (1) Lola Galán (1) Los Angeles Times (1) Love (1) Lucía Melgar (1) Lucy in the Sky with Diamonds (1) Lucy Vodden (1) Luis Buñuel (1) Luis de la Barreda Solórzano (6) Luis de Llano Macedo (3) Luis González Placencia (1) Marcelo Ebrard (1) Marco Levario Turcott (1) María Marván Laborde (1) Maria Schneider (1) Marlon Brando (1) Martha Lucía Micher Camarena (1) Martin Luther King (1) Metro DF (1) Michelangelo Antonioni (1) Milenio Diario (5) movimiento estudiantil 1968 (1) Nexos (3) Nicolás Alvarado (2) nigeriano (1) Óscar Espinosa Villareal (1) Pascal Beltrán del Río (2) Paulo Vannuchi (1) Paulo Vanucchi (1) Pedro Salazar Ugarte (1) Periodismo (1) periodismo declarativo (1) perro Clinton (2) perros primero (1) Pilar Noriega García (1) plaqueta (1) Priscilla Pizarro (1) racismo (8) racismo en México (8) racista (1) Rafael Cabrera (1) Rafael Pérez Gay (1) Rafael Tovar y de Teresa (1) Raúl Trejo Delarbre (2) Reforma (1) reseña (1) Ricardo Bucio (2) Ricardo Bucio Mújica (2) Ricardo Monreal Ávila (2) Rita Macedo (1) Roberto Escudero (1) Rodrigo Gutiérrez Rivas (1) Rosa Beltrán (10) Santiago Creel Miranda (2) Senado (1) simulación en México (1) Tamara de Anda (2) Televisa (1) Thomas Quasthoff (1) Toronto Star (1) Tracy Wilkinson (1) Transparencia Mexicana (1) Twitter (1) UCLA (1) UNAM (3) Virgilio Caballero (1) viveza criolla (1) Yahoo México (1)

jueves, 3 de septiembre de 2009

Rosa Beltrán: Alta infidelidad…a la verdad



Es una lástima que Fernando Iwasaki dedique demasiado tiempo a jugar con su dinosaurio inflable porque, de otra forma, podría entregar a las prensas más originales que los que entrega. Pero eso es algo que sólo a él le corresponde resolver.

Pasando a otros temas más serios y menos agradables retomo lo que ya he llamado “el caso Rosa Beltrán”. Esta singular señora, capaz de publicar múltiples “versiones” de una crónica, la misma que, como académica, protesta ante un público de colegas estadounidenses por los estereotipos acerca de los mexicanos y proclama estar en contra de la pregunta: “Where are you from?, claro, mientras no se trate de los “orientales”.

A los “orientales” a ellos sí hay que preguntarles, en la ficción y en la realidad —porque el odio ha llevado a la señora Beltrán a no poder distinguir entre una y otra área— de dónde son, qué pretenden en México. Preguntarles por qué se atreven a robar, para comérselas, a las mascotas de los mexicanos, por qué se atreven a registrar los derechos de uso de la Virgen de Guadalupe y al mismo tiempo exportar a jóvenes mexicanas “de ojos redondos” aunque no sean vírgenes, por qué ejercen el contrabando cuándo que en México no tenemos esas costumbres y la palabra fayuca surgió apenas empezaron a llegar ellos, los “orientales”, por qué, por qué se agandallan los libros de la biblioteca de la UCLA todo un semestre completo, por qué sus padres son alcohólicos y las mujeres tienen la propensión a desnudarse…

Una serie de porqués que la señora Beltrán tiene en su confundida y sucia mente, mezclando realidad y ficción, para llamar al orden a esos “orientales” que no pertenecen aquí. “¿De donde eres? Tú no eres de aquí. La gente como yo es la que decide quién es o no mexicano”.

Bueno, después de este intermedio lírico, el cual fue conformado a partir de diferentes partes de la obra de la señora Beltrán, justamente aquéllos en los que entra en contacto con los "orientales", por lo que por un breve momento podemos atisbar en su extraña mente, pasemos a los hechos comprobables y objetivos.

En las dos versiones (así las llama ella) del texto de la señora Rosa Beltrán,la publicada en Nexos en enero de 2006:

“Los días de Bok”, dijo, “son los días más calientes del año y es la época en que se consumen más perros, en la creencia de que comiendo la carne de los perros (que no sudan) se refrescará el cuerpo del consumidor”. “Pero eso es en Corea”, le dije nerviosa, al tiempo en que caía en la cuenta de que él sólo había probado el caldo de la sopa y el té mientras que yo, por simple ley de las compensaciones, había dado fin a los sólidos.

“Claro que el IDA y los grupos proteccionistas de animales luchan contra el comercio ilegal de carne de perro y de gato en Corea”, aclaró, “pero no sólo”. Luego me comentó una noticia que había leído en un periódico: “Mira, algo curioso en su alimentación es que no pierden la tradición de comer carne de perro y gato. Hace poco, los vecinos de la colonia Roma fueron a protestar a la delegación porque se estaban robando a todos los gatos de la zona y quienes se los robaban eran los coreanos”.


así como en la publicada en Laberinto el 4 de julio de este 2009:

“Los días de Bok”, leí alguna vez, “son los días más calientes del año y es la época en que se consumen más perros, en la creencia de que comiendo la carne de los perros (que no sudan) se refrescará el cuerpo del comensal. Por esta razón, los vecinos de la colonia Roma fueron a protestar a la delegación porque se estaban robando a todos los gatos de la zona y quien se los robaba eran los coreanos”.


se nos informa que hubo una protesta de vecinos de la colonia Roma en contra de los coreanos (no uno o un grupo de ellos sino “los coreanos”), por robarse los gatos domésticos de aquéllos para comérselos.

Pues bien, resulta que esto no es cierto.

El Infodf (Instituto de Acceso a la Información Pública del Distrito Federal) es el equivalente local, para la Ciudad de México, del IFAI. Ahí se puede solicitar la información pública referente a esta ciudad capital. El sistema electrónico para presentar solicitudes de información pública se llama Infomex; en ese mismo sistema se pueden consultar las solicitudes que solicitantes anteriores han presentado.

Presenté ahí una solicitud en los siguientes términos:

Tomoo Terada, escritor y periodista, solicito el acceso al expediente abierto en 2005 en la Delegación Cuauhtémoc, con motivo de la protesta de vecinos de la colonia Roma en contra de la comunidad coreana, acusándolos de robarse los gatos domésticos de aquéllos.

Esto, conforme a un texto publicado en la revista Nexos en enero de 2006 por la señora Rosa Beltrán.

Agregando:

Del texto señalado se desprende que esto ocurrió en algún momento de 2005, y fue tan sonado que un periódico publicó el asunto. Todo esto, según el texto ya mencionado de Rosa Beltrán.

La respuesta de la Delegación Cuauhtémoc, a la que pertenece la colonia Roma, en su parte sustancial dice lo siguiente:

Este Órgano Político-Administrativo se encuentra materialmente imposibilitado para brindarle los datos solicitados, toda vez que en sus archivos no obra antecedente alguno referente a la información requerida en la solicitud que nos ocupa, en virtud de no contar con atribuciones relativas al tema a que hace mención en su petición.

A continuación pasa a enlistar las facultades de la procuraduría local, que es adonde se presentan las denuncias por cualquier delito. Y concluye:

De lo antes expuesto se desprende que el Ente Público competente para brindarle la debida atención a sus requerimientos de información, es la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, la cual, de conformidad con sus atribuciones conferidas, podrá brindarle los datos requeridos en la solicitud de mérito.


En lenguaje común la delegación afirma no tener en su archivos registro de la supuesta protesta pues no entra en sus atribuciones, ya que no es ahí en donde se presentan las denuncias por delitos. No estoy de acuerdo con esta respuesta de la Delegación Cuauhtémoc porque no es lo suficientemente enfática, pero lo que sí queda claro es que niega tener expediente alguno de la protesta que menciona la señora Beltrán en su "crónica".

Ojala que la señora Beltrán reúna el valor para atreverse a dar públicamente el nombre de su imaginario amigo anónimo, que leyó hace tres años y medio lo de los coreanos robacomegatos en un periódico inexistente. Sé que no le será posible. Tampoco le será posible decir en dónde, según lo afirmó en Laberinto, ahora en julio de este año, leyó ella justamente la misma historia que ella misma inventó hace tres años y medio, acerca de los coreanos que se robaban gatos para comérselos. Falsedad que la fantasiosa Beltrán fue tan cobarde como para atribuírselo hace tres años y medio a un amigo anónimo inventado y ahora a una lectura también anónima.

No le será posible, pues la suya no fue más que la mentira cobarde de una mitómana racista, que se consideraba impune por formar parte de la alta burocracia de la UNAM. ¿Esta señora sin ética es la encargada de decidir a cuáles escritores publica y promueve la UNAM? ¿Estos son los verdaderos valores de cinismo, mentira y racismo que en la Universidad Nacional Autónoma de México están atrás y por debajo de tanta proclamación del lema de José Vasconcelos: Por mi raza hablará el espíritu? Se lo pregunto públicamente al jefe de Beltrán, el actual Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, el escritor Sealtiel Alatriste.

El folio de la respuesta de la Delegación Cuauhtémoc que deja establecido que Rosa Beltrán es una mentirosa es el: 0405000108809

INFOMEX

Invito a todos los que puedan estar interesados en este asunto, especialmente a los amigos y admiradores de Rosa Beltrán y la comunidad de la UNAM, a realizar la consulta y comprobar si es cierto o no que la Delegación Cuauhtémoc me respondió. En un primer momento pensé en "colgar" el archivo de la respuesta en alguno de los servicios de almacenaje de archivos, pero llegué a la conclusión de que para los interesados tendría más credibilidad si lo descargaban del sitio del Infodf y no de un blog.

No es más complicado que copiar y pegar. Para que quede bien claro, de entre yo y ella, quién dice la verdad y quién miente cínicamente ("obviar las comillas donde se cita un texto y adjudicárselo al autor"), pretendiendo escudarse en valores y prácticas literarias respetables, las cuales pervierte y distorsiona.

----------------------------------------------------------------------------
Postdata:

Cuando originalmente publiqué esta entrada no tenía todavía acceso directo a la documentación oficial, suscrita por los funcionarios públicos correspondientes, que ahora se ha puesto en línea en esta entrada para mostrar que es factual, objetivamente comprobable que Rosa Beltrán es una mitómana racista quien intencionalmente buscó engañar a los lectores.

Y es que situaciones como ésta se dan por la impunidad y la falta de señalamiento que las rodea, a la que se agrega la actitud poco crítica si no es que de complicidad, de falta de honestidad intelectual, como la que lamentablemente parece haber asumido un académico tan estimable en otros aspectos como José Antonio Aguilar Rivera, quien paradójicamente ha escrito sobre el tema del racismo.

--------------------------------------------------------------------------------

Otra postdata, ahora de 2013:

A quien crea que exgero, que sé trata de un asunto menor y hasta chusco, gracioso, le sugiero ver el video de esta noticia de apenas el año pasado, 2012:  http://www.ultimahora.com/notas/535932-Atropello,-acusaciones-y-denuncias-entre-coreanos-y-vecinos-por-supuesto-faenamiento-de-perros.

En Paraguay un grupo amenazante de individuos llega de noche y destruye la puerta del domicilio particular de un coreano, con el pretexto de su creencia en que en ese domicilo se mataban perros para comerlos. Al final terminan robando los perros del coreano pretendiendo que los han "rescatado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta la buena conversación, sea personal o en línea, pero borraré sin contemplaciones cualquier insulto. Cuando he criticado a alguien siempre he mostrado las razones para hacerlo. Y jamás me he ocultado en el anonimato, como hacen muchos en línea.