Etiquetas

#AgendaDePeriodistas (1) #NoMeDigasGuapa (1) abuso policíaco (1) aclaración (1) acoso (1) AGN (1) ALDF (1) Alejandro Encinas Rodríguez (1) Alexandra Wallace (1) Alfredo Herrera Patiño (2) Alonso Lujambio (1) Angélica de la Peña (1) Animal Político (1) animalismo (2) anónimos (1) Argentina (2) Arthur Lee (1) asiáticos (2) Babelia (1) Bernardo Bertolucci (1) Blackface (1) Brozo (1) Cabecita negra racista y cobarde (3) Callo de Hacha (1) Canal del Congreso (1) Carlos Loret de Mola (1) CDHDF (6) censura (3) Chile (2) Christopher Domínguez (1) Christopher Tuckwood (1) Ciberacoso (1) CIDE (1) CIDH (2) CinePremiere (1) Cisen (3) CNDH (1) Comisión Bicamaral Canal del Congreso (1) Conapred (5) conflicto de interés (2) Consuelo Sáizar (1) Conte Biancamano (1) coreanos (2) Corina Courtis (1) corrupción en México (1) Daniel Bisogno (1) Daniel Moreno Chávez (1) Datos Personales (1) Defensor del Lector (1) Defensora del Lector (1) denuncia (1) Derechos Humanos (1) deshonestidad escritural (1) deshonestidad periodística (1) Dietrich Fischer-Dieskau (1) Digna Ochoa (1) Discriminación (1) Eduardo Bohórquez (1) Eduardo Medina Mora (1) Efectos secundarios (1) El huésped (1) El Mundo de Alycia (1) EL PAÍS (1) El Sol de Iquique (2) El Último Tango en París (1) El Universal (1) El vano ayer (1) Elena Garro (5) Elena Poniatowska (1) Elisabeth Schwarzkopf (1) Emiliano Zapata (1) Emilio Álvarez Icaza (3) Emmanuel Carballo (1) Enrique Peña Nieto (2) Epigmenio Ibarra (1) Es la Hora de Opinar (4) escritoras (1) espía (1) estereotipo racista asiaticos (1) Etcétera (1) Excélsior (3) Fabio Hua Fang (1) Feminismo (1) FEMOSPP (2) Fernando del Paso (1) Fernando Iwasaki (4) Final de Partida (programa TV) (1) Fondo de Cultura Económica (2) Forever Changes (1) ForoTV (2) fraude periodístico (2) Gabriel Zaid (2) Gonzalo Celorio (1) Google México (1) Guadalupe Nettel (1) Héctor de Mauleón (1) Helena Paz Garro (1) Hilda Téllez Lino (3) hipocresía (1) Humberto Musacchio (1) IFAI (4) Ingmar Bergman (1) intelectuales (2) intelectuales mexicanos (1) Isaac Echinedu (1) Isaac Rosa (2) Jacqueline Peschard Mariscal (2) James Cavallaro (1) Jan Martínez Ahrens (1) Javier Esteinou Madrid (1) Javier García-Galiano (1) Javier Tello (2) Jesús Rodríguez Zepeda (1) Joaquín Díez Canedo (1) John Lennon (1) José Antonio Aguilar Rivera (1) José Carreño Carlón (2) José Luis Luege Tamargo (2) José Luis Martínez S. (4) Jota (José) Linderos (1) Jota Linderos (1) Julio Cortázar (1) Julio Patán (1) La Razón (1) Laberinto (5) Laura H S (1) Leo Zuckermann (3) Letras Libres (1) Ley3de3 (1) leyenda urbana (1) lied (1) Lola Galán (1) Los Angeles Times (1) Love (1) Lucía Melgar (1) Lucy in the Sky with Diamonds (1) Lucy Vodden (1) Luis Buñuel (1) Luis de la Barreda Solórzano (6) Luis de Llano Macedo (3) Luis González Placencia (1) Marcelo Ebrard (1) Marco Levario Turcott (1) María Marván Laborde (1) Maria Schneider (1) Marlon Brando (1) Martha Lucía Micher Camarena (1) Martin Luther King (1) Metro DF (1) Michelangelo Antonioni (1) Milenio Diario (5) movimiento estudiantil 1968 (1) Nexos (3) Nicolás Alvarado (2) nigeriano (1) Óscar Espinosa Villareal (1) Pascal Beltrán del Río (2) Paulo Vannuchi (1) Paulo Vanucchi (1) Pedro Salazar Ugarte (1) Periodismo (1) periodismo declarativo (1) perro Clinton (2) perros primero (1) Pilar Noriega García (1) plaqueta (1) Priscilla Pizarro (1) racismo (8) racismo en México (8) racista (1) Rafael Cabrera (1) Rafael Pérez Gay (1) Rafael Tovar y de Teresa (1) Raúl Trejo Delarbre (2) Reforma (1) reseña (1) Ricardo Bucio (2) Ricardo Bucio Mújica (2) Ricardo Monreal Ávila (2) Rita Macedo (1) Roberto Escudero (1) Rodrigo Gutiérrez Rivas (1) Rosa Beltrán (10) Santiago Creel Miranda (2) Senado (1) simulación en México (1) Tamara de Anda (2) Televisa (1) Thomas Quasthoff (1) Toronto Star (1) Tracy Wilkinson (1) Transparencia Mexicana (1) Twitter (1) UCLA (1) UNAM (3) Virgilio Caballero (1) viveza criolla (1) Yahoo México (1)

martes, 8 de abril de 2014

La violación de datos personales por Google y el futuro de este blog





Abrí este blog en 2007, con mucha emoción como lo manifesté en la primera entrada que publiqué, en la que por cierto, explicaba que el nombre del blog era un homenaje a Julio Cortázar, un escritor al que admiro mucho,  y correspondía al nombre del transatlántico que abordó para visitar por primera vez Europa y en el que conoció a Edith Aron, una mujer judía que le inspiró el personaje de "La Maga".

Desde ese tiempo hasta la fecha este blog me ha dado muchas satisfacciones, aunque hubo una larga temporada de algunos años en lo que prácticamente no escribí nada. Me ha asombrado siempre que un blog que se actualiza muy irregularmente, que no acude a la práctica de otros blogs de formar parte de grupos de blogs enlazados a fin de asegurar una resonancia sobreentendida aunque sea mínima, y que tampoco ha sido  recomendado en medios establecidos a la larga ha conseguido, así solo, una cantidad nada despreciable de lecturas totales a partir de irse sumando cantidades pequeñas pero constantes de nuevos lectores en línea, que casi cada día visitan el blog.

Incluso algunas de las entradas, como la referente a la entrevista que le hice a Roberto Escudero, rivalizan en número de lecturas con las de los medios establecidos.

También me congratulo que, a partir de evitar las prácticas de otros blogs como los chismes o meras cuestiones personales (creo que en todo caso Twitter sería un ámbito más apropiado en ese sentido) este blog ha conseguido ser una fuente de información creíble, hasta el punto de hacer sentir incomodidad a algunos individuos.

Como el señor Raúl Trejo Delarbre, quien se obsesionó conque le publicara en este blog sus mensajes cada vez más llenos de insultos y menos de razones porque lo cuestioné en su apoyo incondicional al deshonesto individuo Luis de la Barreda Solórzano, que pasa por alguien de elevada ética. ¿Por qué me toca conocer a tanto farsante que ha sabido engañar a muchos? Misterio. Tal vez alguna vez conozca la respuesta.

Pero lo que quiero comentar es que recientemente sufrí una violación de mis datos personales por parte de la empresa Google, la empresa que opera y de la que es parte blogspot.com, la plataforma de este blog, no aquí sino en su buscador. Levanté la denuncia correspondiente en el IFAI pero fue inútil por la venalidad que hay en ese Instituto, y de la que he dado cuenta en algunas entradas.

El problema incluso resulta que me rebasa a mí e involucra a muchísimas otras personas.

Es entonces incómodo seguir escribiendo en esta plataforma, a pesar de que Google presume de ser una empresa que promueve la libertad de expresión, por lo que, supuestamente, serían capaces de encajar las críticas que les haga.

Tal vez fuera así, para mostrar su gran apertura, pero igual he comenzado a explorar la posibilidad de publicar en otra plataforma. Pero debo dejar bien claro que yo no desapareceré este blog; si llegara a desaparecer sería una acción unilateral de Google. Francamente no creo que lleguen a eso pues sería problemático que si mantengo mi cuenta de Gmail, mediante la cual desde un principio me he comunicado con el IFAI por lo que en esa cuenta de correo está toda la información que el IFAI me ha enviado, Google asumiera la responsabilidad de desaparecer toda esa información que me ha sido enviada con carácter oficial, incluida la referida a la denuncia que presenté en contra de ellos.

Pero sí quería avisar a quienes me han leído y me seguirán leyendo, de esta situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta la buena conversación, sea personal o en línea, pero borraré sin contemplaciones cualquier insulto. Cuando he criticado a alguien siempre he mostrado las razones para hacerlo. Y jamás me he ocultado en el anonimato, como hacen muchos en línea.